Los cursos de inglés en el extranjero son ya una de las actividades más demandadas entre los adolescentes. Aprovechar el verano para viajar y aprender inglés al mismo tiempo es una experiencia vital, que les ayuda a crecer personal y profesionalmente. No cabe duda de que cuanto más hablen nuestros hijos en un segundo idioma antes lo aprenderán y la mejor manera de hacerlo es yendo a un país que les permita vivir una inmersión lingüística completa. Sin duda, la mejor forma de poner en práctica todo lo aprendido durante las clases.

¿Sabes por qué hay cada vez más jóvenes que deciden realizar una inmersión lingüística en el extranjero?

En las siguientes líneas te contamos 7 razones que para nuestra Academia de idiomas son muy importantes:

1 – La exposición continua al inglés
Esta es la razón más evidente, la exposición continua al inglés es un antes y un después en nuestro aprendizaje del inglés. Durante la inmersión lingüística, estamos 24 horas al día entrenando nuestro oído y esforzándonos en comunicarnos para que nos entiendan. Así mismo, de forma continua estamos expuestos a carteles, señales, letreros, etc todo en inglés, lo que hace que nuestro cerebro esté trabajando continuamente y en muchas ocasiones sin darnos cuenta, en beneficio del aprendizaje del inglés.

2 – Aprender el inglés sale del aula y se hace divertido
En la inmersión lingüística el inglés no se queda en el aula. A parte de las clases, donde estás atendido por profesores que guían tu aprendizaje, compartes con otros estudiantes internacionales la misma experiencia, realizas actividades sociales y culturales que también te ayudan a desenvolverte en el entorno de la lengua. Además, las excursiones y las actividades fuera del aula hacen que te lo pases tan bien que olvides que estás haciendo una inmersión para aprender inglés.

Stuart nos cuenta por qué elegir la inmersión lingüística para aprender inglés este verano

3 – Experiencia personal enriquecedora
Salir de tu entorno, ir a otro país con otra cultura, otra lengua, otros sabores y otras costumbres ya de por sí, es muy enriquecedor. Viajar te da la posibilidad de conocer otros sitios y conocer otras personas que abren tu ventana al mundo y te muestran otras formas de vivir y comunicarse.

4 – Conocerás la cultura inglesa
En este sentido, la estancia en una familia es el broche de oro en una inmersión lingüística. No hay mejor forma de conocer una cultura que vivirla desde dentro. Compartir con ellos el día a día hace que, mientras practicamos y mejoramos nuestro inglés, aprendamos otras muchas cosas sobre esa cultura de la que estamos aprendiendo su lengua. Conocer su cultura hace que respetes y conozcas mejor su lengua.

5 – Sonarás natural
Una inmersión en inglés hará que cuando hables suenes natural ya que estarás en contacto con el uso cotidiano del inglés. Verás expresiones y usos en su contexto natural y esto te ayudará a aprenderlos e incorporarlos, sin darte cuenta, a tus expresiones.

6 – El inglés se aprende más rápido y de manera más eficaz
Aprender un idioma fuera de su contexto normal de uso hace que tardemos más en aprenderlo. En una inmersión la exposición al idioma, como hemos comentado, es de 24 horas al día y además todo lo que nos rodea ayuda a ese aprendizaje: entorno, familia, colegio, nuevos amigos,etc

7 – Desarrollan la autonomía y el crecimiento personal
Los programas de inmersión lingüística son una experiencia enriquecedora, como hemos comentado más arriba. Pasar un verano lejos de tu familia te vuelve más autónomo e independiente. La experiencia te hace madurar y mejorar tu capacidad para valerte por ti mismo.

¿Te apetece poner a prueba tu dominio del inglés y mejorarlo? ¡Este verano nos vamos a Bournemouth! Si quieres saber más sobre nuestro curso de inmersión lingüística en Inglaterra, puedes leer el siguiente post, o solicitarnos más información aquí.

Califica este post