Cada vez son más las familias que acuden a una academia de inglés para niños/as como apoyo a su aprendizaje escolar. Pero, ¿cómo comprobar si progresan adecuadamente? Desde Akerlei creemos que presentarse a los Exámenes de inglés oficiales de Cambridge es una buena oportunidad para saber cómo va tu hijo/a y si está realmente aprendiendo inglés.

Los exámenes de inglés Cambridge para niños, conocidos como Cambridge English Young Learners, son exámenes certificados y reconocidos mundialmente y se dirigen a niños que cursan la enseñanza primaria y el primer ciclo de enseñanza secundaria (7 a 12 años). Se dividen en 3 niveles:

  • Examen de inglés Cambridge para niños: Nivel Starters
  • Examen de inglés Cambridge para niños: Nivel Movers
  • Examen de inglés Cambridge para niños: Nivel Flyers

Los exámenes de Cambridge para niños, Cambridge Young Learners, son una antesala fabulosa a lo que serán las exigencias de los exámenes más “importantes”, convirtiéndose ellos mismos en muy importantes. En el siguiente post os dejamos la información detallada de cada uno de ellos: cómo es el examen, cómo se evalúa…

Entonces, ¿realmente merecen la pena los Exámenes de Cambridge para niños?

Los alumnos de nuestra academia de inglés tienen claro que ¡sí!. Ellos mismos os lo cuentan en el siguiente vídeo

Y, por si acaso ellos no os han convenido, os dejamos algunos de los motivos por los que como profesionales del sector, pensamos que puede ser positivo presentarse a los exámenes de Cambridge para niños:

  • Son valoraciones en positivo (no se suspenden o aprueban, se consiguen puntos, más o menos, pero se consiguen), con lo que un niño nunca verá mermado su esfuerzo. 
  • La mera práctica para ir preparado el día del reto, hace que mejoren considerablemente sus habilidades.
  • Les hace conscientes de su propia formación de manera gradual y óptima, ya que al ser un avance progresivo y constante, se garantiza un aprendizaje arraigado y adquisición de buena base en esta lengua.
  • Les proponen objetivos y metas a superar, poniéndoles un camino a sus pies.
  • Por otra parte, también se trabajan otras habilidades, como la de comunicación y la de enfrentarse a personas ajenas que te examinan, con lo que el miedo escénico es algo que estos pequeños pierden y/o trabajan y mejoran.
  • Son una excelente fuente de estímulo, haciendo que los alumnos con exámenes a la vista se sientan muy motivados, trabajen mejor y obtengan mejores resultados. Esto genera un entusiasmo al empezar el curso siguiente, que es cuando ellos conocerán sus resultados y, como suelen ser muy buenos, empiezan con más ganas y más seguros de sí mismos.

Esperamos que este post os haya servicio de ayuda, si necesitáis aclarar cualquier otra duda relacionada con los exámenes de Cambridge para niños, podéis contactarnos a través del teléfono 943 176 632 o visitarnos, con cita previa, en nuestra Academia en Ermua (Bizkaia Hiribidea, 5 Bajo).

Califica este post